LabforCulture
Inicio Recursos para la investigación Investigación a fondo | ¿Un componente cultural como parte integrante de la política exterior de la UE?

¿Un componente cultural como parte integrante de la política exterior de la UE?

Diane Dodd y Melle Lyklema, Boekmanstichting
Kathinka Dittrich van Weringh, Fundación Cultural Europea / LabforCulture

El objetivo de este estudio ha sido recopilar y examinar documentos sobre las políticas de cooperación exterior de la Unión Europea y de sus Estados miembros con terceros países en el ámbito de la cultura. Esto se ha realizado con el fin de evaluar el grado en el que los Estados miembros de la UE apoyan el fortalecimiento de los componentes culturales de la política exterior y de las relaciones exteriores de la UE.

El examen de cientos de documentos políticos, informes, declaraciones en páginas web oficiales y otros estudios ha revelado que existe una clara intención expresada por los Estados miembros de la UE de cooperar en la política cultural exterior, en especial cuando la UE puede apoyar y complementar iniciativas de los Estados miembros. El apoyo es claramente visible en las declaraciones políticas de todos los países de la UE y en el hecho de que todos ellos firmaron el Tratado de Maastricht y sus enmiendas posteriores (Tratado de Amsterdam). Ello explica que los Estados miembros de la UE hayan declarado que “ fomentarán la cooperación con los terceros países y con las organizaciones internacionales competentes”.

El estudio también identificó evidencias de la cooperación de los Estados miembros con terceros países en ámbitos políticos clave. Muchas iniciativas demuestran claramente el apoyo a la cooperación multicultural e intercultural; por ejemplo, la amplia participación de los Estados miembros en actividades de cooperación interregional. Además, en muchos casos existe una clara intención de desarrollar estas actividades intergubernamentales existentes dentro del marco de la política de la UE.

El estudio revela que las prioridades geográficas de los Estados miembros en política cultural exterior se reflejan en las prioridades geográficas de los actuales programas exteriores de la UE que tienen un componente cultural. Por ejemplo, no hay duda de que para los Estados miembros de la UE tienen prioridad otros Estados miembros de la UE y países vecinos, y ello manteniendo la actual política de la UE de desarrollo de las relaciones de vecindad. Si se apoyan o introducen más componentes culturales en este campo, la UE contará probablemente con el apoyo de los Estados miembros.

Las similitudes geográficas en las políticas entre los Estados miembros hacen que se extienda el apoyo a los países vecinos más próximos del Este y del Sur de Europa. Tanto los antiguos como los nuevos Estados miembros luchan por mantener un equilibrio en sus relaciones con Rusia y Estados Unidos. En cambio, la UE no tiene relaciones culturales concretas más allá de determinados programas educativos.

Algunas antiguas potencias coloniales (por ejemplo Francia y el Reino Unido) mantienen por diversas razones estrechas relaciones con sus antiguas áreas de interés en África Subsahariana, Oriente Medio y Extremo Oriente. Estas relaciones tienen correlación directa con los programas de cooperación ACP-EU y la iniciativa ASEAN de la UE y sus miembros. Algunos Estados miembros de la UE más pequeños también tienen intereses locales en estas regiones geográficas, como por ejemplo los Países Bajos en Indonesia, Surinam y Sudáfrica, y Portugal en algunas de sus antiguas colonias. Muchos otros países de la UE, grandes y pequeños, ven oportunidades de cooperación con países de Extremo Oriente como China y la India, además de las sólidas relaciones existentes con Japón (basadas principalmente en oportunidades de negocio). Aunque los motivos de la cooperación pueden variar, destaca la similitud de intereses entre los Estados miembros de la UE, lo que ofrece una oportunidad para las iniciativas multiculturales.

Por otra parte, algunos Estados miembros de la UE tienen intereses geográficos muy peculiares que apenas se reflejan en los programas actuales de la UE, como el interés de España por Latinoamérica y el interés de Letonia en sus comunidades de emigrantes en varios terceros países.

Este estudio no ha identificado ningún conflicto de intereses de importancia que pueda imposibilitar o impedir acciones coordinadas en el futuro.

Tres objetivos clave
En este estudio se pusieron de manifiesto tres objetivos clave de la política cultural exterior coordinada:

Seguridad
Sin duda, se da apoyo a la Unión Europea para coordinar la política cultural exterior con la finalidad de fomentar el diálogo intercultural y disminuir los prejuicios y la intolerancia que de otro modo podría provocar conflictos. La UE podría ser proyectada como una fuerza capaz de ayudar a desarrollar un entendimiento mutuo y resolver conflictos.

Se observan nuevas tendencias en las políticas exteriores de todos los Estados miembros de la UE que sugieren un enfoque bidireccional de la política cultural internacional, basado, por una parte, en la aceptación y las actitudes positivas hacia la naturaleza multicultural de las sociedades europeas y, por la otra, en el enriquecimiento artístico y económico que pueden aportar los inmigrantes.

Visibilidad
Sin duda, se da apoyo a la Unión Europea para crear componentes culturales de política exterior que proyectarían una imagen fuerte y unida de países que trabajan juntos en un ambiente de respeto y diversidad cultural. La UE se vería como una entidad positiva y progresista dentro de la comunidad internacional.

Desarrollo económico
Sin duda, se da apoyo a la Unión Europea para desarrollar componentes culturales de política exterior con la finalidad de fomentar intercambios culturales y económicos. La UE podría encaminarse a desarrollar mercados más amplios para el vasto patrimonio cultural europeo y las industrias culturales así como también apoyar la cooperación logística, que beneficiaría a todos los Estados miembros de la UE.

Uno de los argumentos de más peso para reforzar el papel de coordinación y de fomento de la acción de la UE se basa en la discrepancia entre intereses e intenciones ampliamente compartidos y los medios para ponerlos en práctica, teniendo en cuenta las capacidades de los Estados miembros de la UE más grandes y más pequeños.

Muchos están de acuerdo en que el mayor reto de la UE consiste en encontrar un equilibrio entre estos intereses y capacidades para compartir una visión europea exterior y, al mismo tiempo, reforzar la cohesión europea interna. Según la encuesta sobre políticas de Estados miembros y las declaraciones menos oficiales subyacentes a estas políticas, muchos partidarios de la UE parecen rehuir las consecuencias de una política coordinada por el miedo a imposiciones presupuestarias y a las críticas que puede atraer el desarrollo de “estructuras burocráticas” adicionales.

Recomendación para una investigación posterior
Por tanto, se propone una fase posterior de investigación, que analizaría las prácticas seleccionadas y realizaría un “chequeo de la realidad”. Los resultados de esta investigación deberán ser verificados con pruebas de programas reales, compromisos presupuestarios, etc. El objetivo sería determinar en qué medida se cumplen en la práctica las políticas identificadas en este informe, hacia qué dirección se encaminan los debates nacionales actuales sobre esta cuestión y qué nivel de cooperación existe ya en la actualidad. Las entrevistas con ministros y actores claves en cada país facilitarían un análisis más claro sobre si son ciertas las declaraciones políticas realizadas por los Estados miembros y si están apoyados por programas. También sería útil valorar el éxito de las acciones culturales multilaterales de cooperación en comparación con las acciones culturales bilaterales.

También es necesaria una investigación posterior para conocer el papel que desempeñan las instituciones independientes, organizaciones sin ánimo de lucro e incluso organizaciones del sector privado en la cooperación multilateral. Aunque los gobiernos son la autoridad principal para decidir o no desarrollar políticas europeas coordinadas, la evidencia de posibles vías de cooperación forjadas por la UE podrían hacer más atractiva una futura política cultural exterior coordinada (por ejemplo, el concepto de creación de “partenariados” con otras partes interesadas). No obstante, sobre todo, la investigación exploraría posibilidades “más rentables” (es decir, que no requieran una inversión elevada) para lograr sinergias, coordinación e incentivos para una acción conjunta.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las políticas culturales cambian continuamente, por lo que, además de las conclusiones más importantes publicadas en el libro, se ha creado Investigación en línea de LabforCulture para alojar y hacer accesible toda la documentación y las referencias de sitios web adecuados para esta investigación. Desde su creación, Investigación en línea de LabforCulture se ha actualizado periódicamente y los usuarios podrán encontrar las referencias más recientes y enviar nuevas publicaciones hasta diciembre de 2006.

Introduction,summary,conclusions

Analysis of member state culture and external relations policies

Culture and the external relations and policies of the European Union

Annex I

Austria

Belgium

Cyprus

Czech Republic

Denmark

Estonia

Finland

France

Germany

Greece

Hungary

Ireland

Latvia

Lithuania

Luxembourg

Malta

Poland

Portugal

Slovak Republic

Slovenia

Spain

Sweden

The Netherlands

United Kingdom

Annex II - Intergovernmental Structures

Annex III - Culture and the external relations and policies of the EU